Vecinos de Roble Huacho se toman calle para protestar por malestar con autoridades

Durante esta mañana vecinos de Roble Huacho decidieron tomarse el la vía de acceso a su lugar de residencia, con el fin de ser escuchados por una vez por todas por la máxima autoridad local, por promesas incumplidas por parte del alcalde de Panguipulli, Rodrigo Valdivia y del director de Obras Municipales, Rolando Werner, desde hace mucho tiempo.

Tal como fuese publicado en nuestro medio días atrás, vecinos y dirigentes del Comité Adelanto Roble Huacho se reunieron con la concejala Sandra Añual para expresar sus inquietudes ante la nula respuesta de solución a sus demandas, como aplicar impregnante asfáltico a la ruta de tierra, problemas con la empresa de Áridos García, agua potable y promesas sin cumplir por el director de Obras Municipales.

Recordar además que la concejala, una vez escuchadas las demandas, solicitó a través de una carta al alcalde respuesta a la poca atención recibida por integrantes del comité, sin que hasta el día de hoy se le haya entregado un oficio a su demanda. En este sentido la edil señaló a este medio que “se entregó por Oficina de Partes la petición de los habitantes de Roble Huacho el 18 de Enero y ayer lo volví a exponer en reunión de concejo, donde el alcalde ni el administrador municipal me dieron una respuesta. Solo dan falsas ilusiones a los pobladores evadiendo su deber de fiscalizar a la empresa, donde claramente puede otorgar horarios que regulen el paso de camiones y la continuidad de los mismos”, menciona Sandra Añual.

Los vecinos solicitaban la presencia del alcalde, Rodrigo Valdivia y del director de Obras Municipales, Rolando Werner, este último sin responder al llamado que le hicieron vecinos a su oficina y excusándose ante el edil por motivos que no fueron explicados a los protestantes.

En la conversación estuvo el dueño y representantes de la empres García, donde se buscó una solución para el transito diario que provoca una alta contaminación de partículas de polvo con los camiones que pasan a diario, por lo que se buscará mitigar el problema. Así mismo se instalarán reductores de velocidad, ya que los vehículos no respetan el limite máximo de velocidad la cual es de 30 kms/hora en el sector.

En caso de no respetarse los convenios pactados, los integrantes del comité volverán a tomarse la calle con el fin de buscar responsables de la poca seriedad a sus demandas.